lunes, 7 de enero de 2013

SU VELA SE APAGÓ



Reclinada en el sillón está.
Sobre los hombros, el chal que su madre un día le tejió.
Sus manos lo sujetan fuertemente.
Las lágrimas inundan sus ojos.
No entiende lo sucedido.
Jamás pensó,  que  ésto, a ella ocurriría.
Se imagina junto a su padre, abrazadita a él, sus brazos la rodean.
Ella sabe que él jamás la dejaría caer, la protegería, la ayudaría y sola no se sentiría.
Pero eso, no puede ser, ella sola está y así continuará.
Sus días se volvieron grises, tan grises que ya casi negros son.
Un viento gélido apagó la llama de su vela, aquella llama que la vida le daba.
Ya no siente dolor.
Sólo tristeza, una inmensa tristeza  llena su corazón.
Y ésta la agota y sin fuerzas  la deja.
Siente que sólo una cosa le queda por hacer y luego descansar  quisiera….

                                               m

18 comentarios:

Pedro Luis López Pérez (PL.LP) dijo...

Increíblemente bella. Desgarradora e impactante...Me ha encantado.
Un abrazo.

CHARO dijo...

Cuanta tristeza hay en estas letras, me gustaría poder alegrar ese estado de ánimo y sólo se me ocurre decir que tanto la tristeza cómo la alegría está en uno mismo, haz un esfuerzo enorme y retira de tí esa tristeza, no le permitas que siga contigo y pon en su lugar a la alegría que ésta te dará siempre ánimos para seguir adelante...empieza ahora mismo ese cambio "porfa".Besotes

Lao dijo...

ésto si que es muy fuerte.Creo que tal vez a último momento reciba un poco de llama para cumplir lo que mas desea para irse con tranquilidad...
Conmovedora tu poesía Maribel!!!

Lapislazuli dijo...

Un poema bello con una tristeza que duele
Abrazo

Pluma Roja dijo...

Duele pero así sucede, al final vas sola. Muy triste querida.

Besos.

Maritza dijo...

Muy muy emotivo, Maribel. En pocas palabras transmites toda la emoción al lector, que desde el comienzo se empatiza con la situación.

ABRAZOS GRANDES.

Anónimo dijo...

BELLISÍMO poema. En estos días que han pasado es normal que haya personas que se sientan así como la protagonista de este poema. Puesto qué, las personas más queridas por nosotros, por alguna u otra circunstancia no pueden estar a nuestro lado. Y recordándolos, nos golpean pensamientos no muy agradables.
Pero todo en la vida tiene su propia enseñanza. En el último verso de éste tú poema, dice: “Siente que una cosa le queda… Esto quiere decir que la vida…, su vida sigue, porque aun la siente.
¡Tienes alma de poeta Maribel! ¡Me ha encantado!
Un abrazo.

Sara O. Durán dijo...

Todo el desconsuelo por quien se fue antes, en versos muy bien hilados.
Abrazo.

mónica dijo...

Yo que echo terriblemente de menos a mo padre me marcho hoy de tu lindo blog con lagrimillas. En navidad aun es peor. Desgarrador pero real.

Carmen Silza dijo...

La tristeza la has hecho bella en este poema, las perdidas con sus ausencias duelen querida Maribel.Un beso de buenas noches amiga.

La Gata Coqueta dijo...



Apenas entrada la madrugada me siento llena de júbilo...Júbilo porque quiero confesarle a las colinas del viento cual golondrina viajera sin llegar a despertarlas, la alegría que brota dentro de mí, al añadirle un año más a mi vida.

¿Me acompañas…?

Juntos nos reiremos, mientras compartimos la tarta y brindamos con las burbujas de los sueños para que se lleguen a cumplir los que se han quedado alojados en las agujas del tiempo…

Y cuando la tarde valla apagando el humo de las velas, con la mirada del atardecer te daré el último beso del día.

Gracias por haberme acompañado!!

Atte.
María Del Carmen


Colección de nubes dijo...

Hola!
Me he permitido leerte. Llegas muy adentro.
Solo conocen esta tristeza, los que han visto apagar velas muy allegadas.

Con tu permiso, volveré.

Saludos.

Marilyn Recio dijo...

Precioso, emotivo y triste! Aprovecho para desear que este año que recien comienza sea de alegría, salud y un sin fin de bendiciones!


un abraxo!

Michel dijo...

Que triste es sentir que la vida se te escapa y estas sola recordando a quienes quisiste tanto, tanto.
Un acariñoso saludo.

Antonio Porpetta dijo...

Emocionante. Viví lo mismo con mi padre, y sé lo que se siente.
Me quedo en tu blog, por supuesto. Y gracias por tus palabras.

PEPE LASALA dijo...

Me has sacado la lagrimita Maribel, me has llegado al corazón. Es precioso lo que has escrito. Espero de corazón que hayas tenido un buen comienzo de año. Un fuerte abrazo amiga.

Claro de Luna dijo...

Un emotivo poema...un canto de dolor del corazón...un ser querido que se ha ido queda en el alma para siempre..
Un cálido abrazo
Claro de Luna

La Gata Coqueta dijo...




¡Feliz fin de semana!

bajo la incipiente mirada

de la luna enamorada

de los riscos tornasolados de la alborada...

Atte.
María Del Carmen