domingo, 28 de julio de 2013

DESPUÉS DE...

Este relato no es mío, lo ha escrito Gloria, mi amiga Gloria.
Ella me lo dedica a mí y yo lo pongo aquí porque deseo que igual que ella está en mi corazón, sus palabras estén por siempre en mi rincón.
Por favor dejen sus comentarios para ella.
                                                                  m




DESPUÉS DE…

Después de haber pasado una bonita tarde, con personas muy queridas por mí.

Llego a la puerta de mí portal. Me despido de Maribel. (Es mi amiga, o mejor dicho… es un Ángel que alguien puso en mi camino. Ella lo da todo a cambio de nada) Me despido de ella con especial cariño.

Abro la puerta del portal y subo las numerosas escaleras qué me separan de la puerta de mi casa. (Lo hago con agilidad como si nada). Introduzco la llave en ella y abro. Allí estaban mis perritas esperándome: una de ellas, la más pequeña, la más nerviosa. Comienza aladrarme con cierta desesperación, quizás debido a mi tardanza. (Llevo sin salir largo tiempo y sin lugar a dudas me habían echado de menos) Las acaricio para calmarlas.

_ Negrita, di que sí, regáñale… Era la voz de mi hijo.

Se acerca a mí   - ¿qué tal?  - Muy bien, le contesto.

Entro en mi habitación para cambiarme. Me despojo de la peluca y al desprenderme de ella noto que pesa más de lo normal. Está empapada en sudor. Paso la mano por mi cabeza y, de ella se desprende pura agua. Me quito la ropa y estaba igual…  - ¡Maldita enfermedad! Me digo.

Me echo sobre la cama y me siento inmensamente feliz. Y me fijo en Él, en mi Cristo…  entre nubes, con su cruz, sin ninguna marca de sufrimiento en su rostro.  Solo refleja muchísima calma. Con esta calma que percibo me siento aún más reconfortada.

Me arropo con la ropa de la cama. (Temiendo que mi cuerpo se enfriara demasiado) Me voy envolviendo poco a poco en una inmensa paz, mi sonrisa sé amplia y mis ojos se llenan de lágrimas…

Ya sabes que me cuesta que me lean. Pero esto es para ti Maribel.

Gracias


Un abrazo.

8 comentarios:

Citu dijo...

Un hermoso relato, mandarle un abrazo desde Ecuador a tu amiga y te mando otro para ti

Maribel G. M dijo...

Gracias mi Citu.
Otro grandote para ti y mil besos.
m

CHARO dijo...

Me ha conmovido este relato sobre todo la gran entereza que demuestra tu amiga ante la enfermedad....un gran besazo para este ejemplo de mujer.

Claro de Luna dijo...

Una emoción inmensa tu hermoso relato Glorita...por lo que dejas entrever de tu enfermedad ... mi cuerpo fue atacado por un cáncer ovárico...por eso logro sentir tu padecer....Mis palabras sólo son aférrate a tu fe en Cristo ....Ël me acompañó siempre...
Änimo, que Dios te fortalezca y te levante Si Señor sé que lo harás con Gloria como lo hiciste conmigo.
Un cariso abrazo en Cristo
Cristina

Maribel G. M dijo...

Muchas gracias Charo, otro grande para ti.
m

Maribel G. M dijo...

Ohh!! Claro de Luna.
Cristina, muchísimas gracias, sé que tus palabras le encantarán a mi amiga.
Un beso grandote.
m

quedateenminube dijo...

¡Qué bonito texto, qué profundidad y que fe, un ejemplo de mujer como ya han dicho antes!
Cuando puedas, pásate por mi blog que tienes un regalito!!!

Maribel G. M dijo...

Muchas gracia quedateenminube, ya me pasé.
Un beso
m