miércoles, 8 de julio de 2015

Mirar al horizonte

                                         
                       
Desde hace un tiempo, al mirar hacia atrás, la melancolía antaña se tornó en rabia.
Rabia por no haberse impuesto en el pasado y no haber luchado por sus sueños.
Rabia por olvidarse de ella, creyendo que dedicarse a ellos era su deber y que su felicidad era la suya.
Un día descubrió que su vida era una mentira, que su lucha y sacrificio no habían valido la pena, no sólo no valoraban su esfuerzo, sino que pensaban que ella era la culpable del caos que reinaba y que les envolvía.
Entonces su rabia creció por haberse dejado llevar y nunca haber pensado en ella.
Pero poco a poco todo cambió, ya no siente rabia, la rabia fue desapareciendo, fue saliendo, dejando su alma, entrelazada en las lágrimas que sus ojos derramaban.
Ahora con el amanecer de cada día, en su corazón entran rayitos de esperanza y con él nuevas ilusiones.
Es hora de mirar al horizonte sin temor porque en él está su presente y su futuro.
En el horizonte está su vida, está  …

                                                    m

5 comentarios:

Saudades Ricardo dijo...

No hay que sentarse a mirar el pasado posiblemente equivocado por nuestra parte, tenemos en ese horizonte del que hablas un futuro lleno de esperanza, y más después de tantos errores cometidos.

Un abrazo.

Armando dijo...

Y es en ese horizonte de esperanza, hacia donde debemos encaminar nuestras miras.
Un saludo cordial.

CHARO dijo...

Jamás mirar hacia atrás y si lo hacemos es para aprender de todas nuestras equivocaciones y no volverlas a repetir en nuestro presente.Besicos

Crissi dijo...

Have a good time!
Hug Crissi

Sara O. Durán dijo...

Muchas circunstancias influyen en la toma de decisiones, pero no hay otra opción que despojarse de rabia, perdonar y cuando ya se pueda, porque ya se es independiente y autosuficiente, entonces sí, tomar las riendas de la propia vida y nunca soltarlas.
Muchos besanises, feliz fin de semana!!