martes, 9 de octubre de 2012

El relato del jueves " EL TELÉFONO"

Allí estaba sentada en aquel sillón antiguo, deteriorado por el paso del tiempo pero hermoso, era de nuestros abuelos.
Había sido una tarde más, como cualquier otra, en casa y entre pensamientos.
Como una joven necia, me dedicaba a observar aquel teléfono, al que tenía una manía terrible.
Impaciente estaba de escuchar su alarmante sonido, para corriendo ir en su busca, cogerlo y al fin escuchar aquella voz que tanto añoraba, esa voz tan hermosa y deseada por mí.
Pasaban las horas y no sonaba.
Era un teléfono antiguo, muy clásico, al estilo de mis antepasados,  con sus botones blancos desgastados y su cuerda enrollada.
Para mi sorpresa, al fin, el teléfono lanzó aquel sonido que en un principio me alegró, pero que al llegar junto a él, cesó.
Ésto se repitió durante varios minutos.
Estaba sola en casa y aquella situación sólo lograba aterrorizarme.
No sólo sonaba el teléfono, de repente, empecé a escuchar diversos ruidos que no tenían explicación alguna.
No sabía qué hacer.
Cuando quise pedir ayuda, no pude hacerlo pues el teléfono no tenía señal alguna.
Tocaron a la puerta, mi cara emblanqueció y mi cuerpo se paralizó, pero de repente todo cambió.
Escuché una voz, aunque no era la deseada.
Eran mis padres que volvían de viaje, antes de lo esperado.
Me comunicaron que desde hacía varias horas había un problema en la ciudad y que no se podía ni hacer, ni recibir llamadas.
De nuevo tendría que esperar que mi sueño se hiciera realidad, deseando más que nunca que desapareciera ese teléfono, al que tanto amor tenía mi familia y que a mí me causaba tantos problemas.

                                               m

 Más en el rincón de María José

45 comentarios:

Verónica C. dijo...

Maribel, inquietante relato :)
Menudo susto... La imaginación nos juega malas pasadas.
Me hiciste acordar a una mía parecida, jajajaja

Ahora con el móvil al menos se tiene la libertad de salir aunque esperes "esa" llamada.
Antes, a esperar junto al anticuado teléfono y su amarillento cable enredado :)

Besos, que tengas una semana estupenda

CHARO dijo...

Vaya rato que me has hecho pasar con las llamadas de teléfono, los ruídos, teléfono que no funciona y esa llamada en la puerta.......pensé que iba a ocurrir algo malo, que el que llamaba había cortado el cable del teléfono porque tenía muy malas intenciones................he dado un suspiro de alivio al ver que eran tus padres.Besotes

Inma_Luna dijo...

Cuantas cosas bonitas hemos escuchado en telefonos asi.
Besitos

elsillóndepapá dijo...

Una historia muy interesante. Me ha gustado mucho. Un abrazo

Sara O. Durán dijo...

¿Sueño? Me has impresionado con el suspenso. Qué preciosos aquellos aparatos, eran pesadísimos. Me trajiste un buen recuerdo.
Un abrazo amiga.

Magda dijo...

Me ha gustado mucho tu relato, ese suspenso del final muy bueno.
Un abrazo.

Lao dijo...

Un realato pintoresco y entretenido. Muchos saludos Maribel!

Maribel G. M dijo...

Muchas gracias, Verónica, Charo, Inma, elsillóndepapá, Sara, Magda y Lao por vuestra visita y por dejar vuestros comentarios.
Mil besos y buen día

TriniReina dijo...

Pues sí que pasaría mal rato y el susto sería total. Además, menudo trauma...

Te felicito por el relato

Abrazos

Armando dijo...

Al principio sentí estar visualizando una película de Hithcock, pero al final, y viendo que el asesino no llegaba, me tranquilicé. Muy bueno.
Un fuerte abrazo.

Priego dijo...

Hola Maribel: Con tu permiso visito tu Blog que me ha gustado mucho, sobretodo el relato del teléfono que parece una novela negra. Si quieres visitar mi Blog te invito a ello. Un abrazo.
Conchi

Natàlia Tàrraco dijo...

El viejo teléfono no era el culpable, tardaba la llamada deseada, aparecía la imaginación desbocada, el miedo, el terror para acabar en nada o en sueño aplazado.
Besito.

Sindel dijo...

Un relato que inquieta, ya el sonido del teléfono que no tiene a nadie del otro lado es de temer.
Ojalá le llegue la llamada esperada, para poder perder el temor y recuperar la sonrisa.
Un abrazo.

Sor.Cecilia Codina Masachs dijo...

Hola Maribel, un buen relato con sus suspense. Hay que ver lo que nos hace sufrir nuestros miedos, nuestra imaginación.
Te dejo un abrazo.
Sor.Cecilia

Valaf dijo...

Inquietante tu relato alrededor del teléfono. La imaginación, a veces. Sin embargo...

Un beso

Marilyn Recio dijo...

Muy buen relato de suspenso!! Las malas pasadas que nos dan nuestros miedo.

un abraXo!

Cecy dijo...

A mi también me hubiera dado miedo como a la protagonista, eso que suene y al llegar deje de hacerlo, no es nada hasta que se repite varias veces.

Un abrazo.

Carolina dijo...

Hola Maribel,
muy buen relato, me tuvo con el alma en vilo, es como una inquietante novela de misterio.
Un abrazo grande.

Marilyn Recio dijo...

Muy bueno el suspenso!! Cuantas malas nos hace pasar el miedo!!
un abraXo!

Citu dijo...

Uy que relato tan imaginativo, te mando un beso y te deseo un lindo miércoles

Luis Rodriguez dijo...

Una llamada pendiente, alguien tenía, tal vez, que hacer una última confesión o una despedida. Buen relato. Saludos Maribel un gusto pasar por aquí!!

Neogéminis dijo...

Un relato casi para halloween jejjeje
Un abrazo1

Mar dijo...

La impaciencia nos invade cuando esperamos algún evento en breve, y puede convertirse en pánico si no se resuelve en breve. En fin, que nuestra cabecita a veces nos juega malas pasadas.

Bss.

casss dijo...

Realmente el espíritu halloweedense ronda por algunos relatos... jaja

Me río de nervios, a mi estas cosas me dan mucho miedo.

Me parece muy bueno el homenaje a los viejos teléfonos, tan llenos de encanto y rulos en sus cables.

Besotes

Lea dijo...

Wow, that makes a good scary story for Halloween, Maribel! :)

José Vte. dijo...

Cuando algo se espera con impaciencia y no llega, la imaginación se pone a funcionar y nos lleva a creer cosas que solo están en nuestra cabeza. Desde luego ella se llevó un buen susto, afortunadamente todo era una sensación. Y bien llevada

Un abrazo

Cristina Piñar dijo...

Un inquietante relato que nos deja con la incognita de la llamada que esperaba la protagonista. ¿De quién sería? Un beso.

Juan Carlos dijo...

Iba a comentar algo, pero leo los de José Vte y Cristina y me sumo a ellos.
El teléfono es muchas veces molesto, pero si carecemos de él nos sentimos tan indefensos ... que no falte.
Besos.

Carmen Andújar dijo...

En este caso ese teléfono, en vez de ser una joya era un problema y un misterio. Menos mal de los padres, eso de estar sola es lo que tiene, a veces asusta.
Un beso

Gladys dijo...

Muy bueno y entretenido relato amiga me gusto mucho tiene el suspenso y la intriga lo suficiente como mantener al lector sin respirar bonito relato.

Abrazos y cariños querida amiga que tengas un lindo fin de semana.

Alfredo Cot dijo...

Hola Maribel, sencillo relato con inquietante contenido. Un mensaje de miedo desde la soledad y el anonimato de una llamada.
Al final la calma y la explicación.
Besos.
Alfredo

Julia dijo...

Me ha encantado tu relato que te mantiene en suspense hasta el final.
Gracias por hacerte seguidora y ser la primera de los otros 100
Besos poéticos

Fabián Madrid dijo...

Me gusta no saber de quien era la llamada que estaba esperando. Un beso

Victoria dijo...

Hola Maribel! que historia mas interesante hasta el final ha sido el suspense. Buen fin de semana. Un abrazo

San dijo...

Lo que la imaginación y la soledad da de sí. Uno solo se infunde temor,luego ves que todo es mucho más sencillo de lo que pensaba. Ahora si que cambia el teléfono seguro.
Un abrazo.

maria jose Moreno dijo...

A veces cuando deseamos algo mucho, tenemos ilusiones que son confusiones de nuestros sentidos, y que nos juegan mañas pasadas. Gracias por participar.
Me costó leer el final del relato por el cubo ese que da vueltas y se empeñaba en que no terminara de ver el párrafo.
Un beso

Encarni dijo...

Esos telefonos antiguos siempre me han llamado la atención, sobre todo porque cuando yo era niña no teníamos, así que cuando iba a casa de alguien y tenía teléfono me quedaba horas mirándolo. Quedarse sola en casa trae estos miedos.

Un abrazo.

ana dijo...

El relato perfecto para leer en la noche, y mucho mejor en una casa grande con escaleras, y mejor todavía si hay tormenta con rayos y trueños...menos mal que llegaron tus papis.

Un besico.

Célia Maria de Sousa Arruda Jacobino dijo...

Maribel,
Bonita ilustración de texto, historia interesante sobre el teléfono.
Lo peor que cuando realmente necesitamos, parece que no puede hablar con nadie.
Gracias por su visita en mi pequeño rincón.
Tenga un buen fin de semana con mucha luz y paz.
Besos.
http://wwwavivarcel.blogspot.com.br

ibso dijo...

Varias causas provocan la autosugestión, entre ellas el deseo y el miedo. Tu relato podría ser un buen ejemplo de ello.
Un abrazo.
ibso

poppy dijo...

Vaya mal momento Maribel,cuando
estas pendiente de una llamada y
no se da,luego que no respondan y
varias veces,es la persona que espero y no puede comunicar?... aynnssss
mas pican la puerta y el corazón se sale del susto y la esperanza!

Me ha gustado mucho!!

Besitos y abrazos :)

Maria Liberona dijo...

que buena historia me gusto mucho y la verdad me imagine la historia a medida que iba leyendo vaya eee

Pepe dijo...

Una llamada esperada y que sin embargo se nos muestra esquiva ya que deja de sonar cuando nos acercamos a ella. Si a eso le sumamos extraños ruidos y llamadas a la puerta, el miedo y la angustia están asegurados. Luego, todo tiene una explicación que devuelve el suspense a la normalidad.
Me ha gustado tu relato.
Un abrazo.

Tyrma dijo...

Curiosa forma de enfocar el jueves, Maribel.
Miedos y anhelos se unen y confunden, lógico a una edad temprana.
Te felicito, Maribel, le has dado un enfoque distinto.

Un beso.

Gastón Avale dijo...

que miedo este teléfono que suena en los momentos más inoportunos... se espera el llamado pero al final sorprende que no se podían comunicar... un hermoso relato! un beso!