martes, 18 de marzo de 2014

ENTRE AMAPOLAS


No recuerdo el día en que nos conocimos pero nunca olvidaré el de nuestra despedida, no nos dijimos adiós sino un hasta mañana y ya el mañana no existió.
Te fuiste como habías decido, en soledad y esa soledad se respetó hasta el final.
Eras mi amiga querida, la que me regalaba consejos, la que me mimaba y alimentaba mi alma.
Eras mi amiga querida, la que de forma anónima comentabas mis escritos y luego en voz los agrandabas.
Querida amiga, hoy te necesité y no te tuve, no pude levantar el teléfono y contarte el porque lloraban mis ojos, no pude desahogarme, no pudiste secar mis lágrimas.
Mi querida amiga, mi  anónimo, mi amiga Gloria, esa eras tú, esa eres tú.
Caminando entre amapolas te imagino y no estás sola, aquel al que mucho quisiste con su cámara de fotos te enfoca.
Ya en tu rostro hay serenidad  ya no hay amargura, dudas ni enfermedad.
Mi querida amiga, siempre te recordaré, que difícil se me hace saber que  no te volveré a ver pero sentir sí  porque una parte de ti, se quedó en mí.
Mi querida Gloria, descansa en paz entre tus amapolas.    

                                                             m                                                                                        

6 comentarios:

Armando dijo...

Sentidas y hermosas palabras que le dedicas a tu gran amiga.
Sólo los sentimientos, pueden expresar una separación tan triste.
Me uno a ti en el deseo de mirar ese precioso campo de amapolas en el recuerdo y en la oración.
Un abrazo, Maribel.

Priego dijo...

Hola Maribel, ¡que bella poesía! tu amiga Gloria debe de estar orgullosa de vuestra amistad, seguro que desde ese campo de amapolas te sigue sin que tu te des cuenta de su presencia.
Un abrazo y mucho ánimo.
Conchi.

CHARO dijo...

Me ha conmovido mucho tu entrada y me ha hecho recordar a mi mejor amiga que a pesar de los años trascurridos no puedo olvidarla, su partida fue con tan solo 27 años. Seguro que surgirán nuevas amigas con quien te puedas desahogar......te escribo desde el hospital donde estoy acompañando de nuevo a mi marido día y noche, si no te visito ya sabes la causa.Besicos

Ángeles dijo...

Tu entrada llena de sentimientos por una ausencia sin retorno, se queda en el alma con nubes de soledad. Es muy hermoso lo que has escrito de tu amiga, y si cierras los ojos y piensas en ella, seguro que la ves corriendo por ese campo de amapolas.

Un abrazo con alas de esperanzas.

Graça Pereira dijo...

Uma despedida é sempre triste...ainda mais quando alguém amigo encetou a viagem sem retorno... e amanheceu apenas num outro lugar! Todos os amigos que passam no nosso caminho, deixam ficar um pouco de si...e a Glória vive no teu pensamento e coração.
Linda, ternurenta, triste carta de despedida...
Que o Senhor a guarde ni seu Reino.
Beijo amigo
Graça

Luz dijo...

Preciosa despedida. .. un beso