miércoles, 6 de febrero de 2013

Este Jueves un relato " Un segundo de eternidad "

                                                                 

Mientras viajo disfruto mirando por la ventanilla.
Observo cada detalle del paisaje, las casas y plazas al atravesar los pueblos pero sobre todo a las gentes.
Me gusta imaginar cómo son sus vidas, hacia dónde se dirigen y si son felices.
Sin embargo, cuando viajo de noche me inunda una sensación que jamás he comprendido.
Yo permanezco sentada inmóvil en mi asiento mirando a través de la ventanilla. No consigo distinguir nada, todo pasa demasiado rápido y está demasiado oscuro, me veo a mí misma, desde fuera y siento que no pertenezco a este mundo.
Quizás sólo sea un segundo pero para mí es un segundo de eternidad, que a veces me ha perturbado.
Hubo un tiempo en que creí que era consecuencia de que no llevaba la vida que quería pero no puede ser porque esto me ocurre desde que era una niña, una niña inmensamente feliz que jamás hubiese cambiado su vida.
Así que no sé cuál será el motivo, lo que sí sé es que ese segundo se me ha convertido en un segundo de eternidad pero ya sin perturbarme.

                                                 m
Más segundos en Cecy

33 comentarios:

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Mencionás algo que yo llamo sentido de no pertenencia. Que despierta la intriga del lugar a donde se podria pertenecer. También creo que hay algo de intriga, de curiosidad, porque no te pasa de día, cuando podes ver mejor.

Tracy dijo...

Los viajes en tren dan para mucho y tú lo explicaste divinamente.

Maria Liberona dijo...

Siii ... creo que coincidimos en la misma sensación, tal cual como lo describes, no yo tampoco se definir, ni describir muy bien realmente que es lo que sera...

Pluma Roja dijo...

Muchas veces lo que nos es grato, se convierte en un segundo de eternidad. ¡¡QUÉ BUENO!!

Saludos.

Citu dijo...

mujer a cada segundo cambiamos para madurar. Te mando un beso y te me cuidas

victoria eugenia dijo...

Muy bonitas tus reflexiones.
Escribes muy bien, si te interesa escribir en una página que yo escribo te puedo mandar un enlace si me mandas tu correo. El mio está en mi blog. Se puede ganar algún dinero si te gusta escribir.
Muchos saludos.

Anónimo dijo...

Maribel. Sin palabras… me ha encantado todo el contexto. Por mí parte un diez, por esa nueva luz que comienzas a irradiar. Creo que algunos de los que te seguimos, tomaremos o estamos tomando nota de ello.
Qué tengas un BUEN DÍA.
Un abrazo.

Valaf dijo...

Quizá sea el recuerdo velado de otros paisajes en otros instantes de tiempo. De cualquier forma, me parece un relato muy bien escrito.

Un beso

Julie Sopetrán dijo...

Me has hecho recordar los viajes de mi infancia en tren... Muy hermoso.

Cecy dijo...

En la sensación de pertenecer también tiene los segundos de duda, a donde voy? quien soy? cual es mi misión en este mundo en esta realidad?

Nadie mejor que tu para advertirlo, y quizás sean esos segundos que parecen eternos para reflexionarlos.

Gracias Maribel, por acompañar estos segundos eternos y reflexivos.

Un abrazo :)


Fabián Madrid dijo...

La noche tiene su encanto, diferente al día, es distinto. Un beso.

G a b y* dijo...

Puede resultar extraña esa sensación, en la que somos un poco ajenos a nosotros mismos. Tal vez, sin quererlo, nos interceptan instancias de otros tiempos. Manejar la eternidad como un extensión de un tiempo más prolongado que va más allá de nuestra existencia podría ser una opción, pero seguro que estoy divagando un poco. Es que explicar ciertas sensaciones y estados del ánimo que no comprendemos, puede inducirnos a especulaciones de todo tipo...
Me encantó leerte. Buen jueves! Un beso: Gaby*

Anónimo dijo...

Que bonito...

Claro de Luna dijo...

La vida es un viaje ,... lo desconocido, lo que no se ve desconcierta...eso puede suceder en un segundo y puede ser sentido como una eternidad...
Creo haber sentido algo semejante...
Maribel muy interesante texto vivido
Tus escritos , me gusta seguirlos
Un fuerte abrazo

Mar dijo...

Superando fobias, que aunque duren un segundo, fobias son. Bien hecho :)

Bss.

Priego dijo...

Casi podría decir que siento lo mismo que tu Maribel a pesar de que no me gusta viajar de noche, ya que es triste no poder comtemplar el paisaje. Un abrazo.

Cristina dijo...

En un viaje así como el descrito, da para analizar y analizarse... un placer leerte.
Te dejo un fuerte abrazo.

Colección de nubes dijo...

¡Hola Maribel!
Siempre es una gozada llegar hasta tu blog.
Hoy y tu viaje en tren, me dejan reflexionando. Mueves algo en los corazones.

Abrazos.

CHARO dijo...

A mí no me gusta nada viajar de noche, el ver lo rápida que pasa ante mis ojos esa oscuridad me perturba mucho.....Besotes

Carmen Andújar dijo...

Una sensación curiosa; pero no es tan extraña, la noche tiene esas cosas, se tiende a la imaginación, porque cuando desaparece la luz, nuestra mente cabila más porque tiene menos entretenimientos.
Un abrazo

Teresa Oteo dijo...

Pues si ya no causa perturbación, bienvenido sea ese segundo de eternidad que nos sirve de evasión, de reflexión...
Un beso!

Pepe dijo...

No me gusta la noche para viajar, sobre todo si es conduciendo. Me produce una especie de inquietud no distinguir lo que me rodea,El tiempo se me hace eterno.
Un abrazo.

Pepe dijo...

No me gusta la noche para viajar, sobre todo si es conduciendo. Me produce una especie de inquietud no distinguir lo que me rodea,El tiempo se me hace eterno.
Un abrazo.

San dijo...

Creo que un encanto de la noche son esos segundos mágicos. Me alegra saber que ese verte desde fuera ya no te perturba.
Un abrazo.

Toni dijo...

Tu segundo de eternidad se parece (desde mi punto de vista) a esa campanilla que suena inesperadamente en tu blog. Te transporta a un lugar extraño.

Saludos!

Lucia M.Escribano dijo...

Los viajes en tren tienen algo de fscinantes, me encanta viajar en ellos,tu relato es precioso.
Besos y gracias por compartirlo.
Maribel, te enlazo para tenerte cerca.

Manuel dijo...

Muy bien planteada esa sensación de intemporalidad y abstracción del propio sujeto que a veces se siente al mirar pero no ver.
Un beso

maria jose Moreno dijo...

Desubicada en tiempo en espacio te enfrentas a un choque con la realidad que puede convertirse en un segundo de eternidad.
besos

casss dijo...

Nos despliegas segundos de esos momentos que tenemos con nosotros mismos.
Un viaje en tren y en la noche, puede ser un excelente momento para preguntarnos muchas cosas.

Me ha gustado leerte y comprender que no estamos solos en nuestras inquietudes y vivencias.

un fuerte abrazo

Sindel dijo...

Creo que todos alguna vez pasamos por ese segundo eterno en el cuál nos preguntamos cuál es nuestro lugar en el mundo, y es algo tan difícil de responder que queda perdido en la nada.
No dejes que ese segundo eterno te abrume, simplemente es un segundo.
Un beso.

Sor.Cecilia Codina Masachs dijo...

Buenas tardes mi querida Maribel, pues esta sensación pero en otro aspecto también me ocurre a mí desde pequeña y tampoco ahora me perturba.
Sigue siendo FELIZ.
Ya estamos más cerca, tú en Granada y yo en Puerto Serrano-Cádiz-
Mil besos de ternura.
Sor.Cecilia

victoria eugenia dijo...

Hola Maribel...
Mi correo es victoeuge69@gmail.com
En el blog está donde dice datos personales y no me importa que lo vean, no tengo problema pues me escribe mucha gente por los cuadros.
Que tengas un buen fin de semana también... Ya te contaré un poco como funciona y tu luego lo ves.
Saludos.

victoria eugenia dijo...

Hola, aun estoy esperando tu respuesta para darte el enlace.
Saludos.